28/9/16

Mi aura guardián: Parte 4 (Final)


Entrada la medianoche, ya tengo preparadas mis cosas para irme. Cojo mi bolsa con algunos utensilios y algo de comida para mi nuevo viaje. Cuando estoy frente a la puerta de la entrada, la cual intento abrir, sin éxito, me tengo que tapar la boca al ver lo que está bloqueando la puerta: es otra sombra. Pero no me detengo y sigo forzando a abrirla, hasta que la sombra parece rendirse y se marcha de allí, dejándome vía libre de escape. Afuera me espera una espesa neblina, por lo que me pongo la capa con la que vine junto con la capucha, tapando mi castaño cabello.

Intento recordar las calles por las que fuimos aquel día, en el que estuvimos en la casa subterránea, acercándome a las casas ya que la neblina casi no me deja ver a mí alrededor. Pasan lo que parecen ser horas y sigo sin encontrar la salida del pueblo cuando de repente, veo una luz en una de las casas. Al acercarme, me doy cuenta de mi error, ya que es un hostal. En cuanto llamo, una señora abre la puerta.

— Hola, ¿qué se le ofrece a estas horas? — Me quito la capucha dejando ver mi rostro.

— Necesito saber dónde está la salida del pueblo. — Ella, sorprendida me hace una señal para que entre. Acepto de buen grado, esperando su respuesta. Dentro me encuentro con un acogedor comedor con una barra de madera. — ¿Y para qué quieres salir del pueblo a estas horas, niña? Es un poco peligroso. — Suspiro impacientemente, intentando pensar en alguna excusa para explicarle la situación, pero sin llegar a contarle la verdad.

— ¿Fuera del pueblo? Yo sé dónde está. — En una de las mesas de los comensales veo a Jax, quien se está dirigiendo a mí. — Parece que has reconsiderado mi oferta. — Te equivocas, no estoy aquí por eso, ni siquiera sabía que estabas aquí. — digo a la defensiva.

— Sigues sin confiar en mí, pero tampoco confías en él. Si no, no te habrías escapado. — Me contesta seriamente, mientras coge su vaso y se bebe todo el contenido de un golpe. — Puede que ya no seas una niña Nelly, pero en este mundo tan solo acabas de nacer. Sigues tus impulsos, quieres…. poder.

— No intentes analizarme, no me conoces. — Se lleva una mano a la barbilla, pensativo. — Si de verdad quieres ayudarme, dime dónde está la salida del pueblo. — Está bien, ¿y una contraoferta? — Niego al principio con la cabeza, pero empieza a pensar por unos segundos analizando la situación, quizás ese es el momento perfecto para descubrir lo que trataba y descubrir si Ónix estaba en lo cierto. Asiento. — Bien, ¿qué te parece si primero ves lo que te ofrezco? Sin ninguna atadura, vas, y si no te gusta o no estás a gusto con nosotros, eres libre de irte. He quedado en la casa subterránea con ellos.

— No es mala oferta, pero ¿qué tal si lo hablamos por el camino? — “Además de que me viene de perlas, ya que es el mismo sitio donde me dirijo”. Pienso y salimos de allí, bajo la atenta mirada de la señora del hostal. — No podemos dejar que terceras personas que no les incumbe, se involucren.

19/9/16

Mi aura guardián: 3ª parte


6 meses después

Terminado. Ya es el duodécimo libro de magia que me he leído desde que llegué aquí. Lo dejo en la estantería y me dirijo hacia el globo terráqueo que hay en el centro de la biblioteca.

Me concentro en el silencio del lugar y apoyo mis manos en el globo hasta que veo que este comienza a iluminarse, entonces es cuando las alejo unos centímetros y empieza a girar. Es genial tener un sitio donde poder practicar y aprender, la verdad, desde que me mudé, he aprendido mucho gracias a Ónix, mi mentor.
Aunque aún no nos tenemos una máxima confianza, ya que no sé mucho de su pasado ni él del mío. Lo único que me preocupa ahora es mi aura guardián, aún no he podido saber cuál es mi esencia y esas estúpidas sombras siguen apareciendo, cada vez temo más pensar en que quizás nunca lo haga por culpa de eso. Quizá debería decírselo de una vez.
Un golpe en la puerta me saca de mis pensamientos haciéndome perder la concentración y parando el globo terráqueo. Siguen llamando, ante la insistencia decido abrir la puerta para ver de quien se trata.

— Hola Nelly. ¿Qué tal todo? — Me sorprendo al encontrarme con el desconocido que me dio la nota allí. Salgo cerrando la puerta. — Que alegría verte, no está Ónix, ¿verdad?

— Hola, me alegro de verte también. Todo bien. ¿A qué has venido?

15/9/16

Mi aura guardián: 2ª parte


Dentro del pasadizo, caminamos por un oscuro túnel terroso, intento seguir como puedo a Ónix hasta que por algún motivo decide poner luz al asunto, y es cuando veo como de su mano sale una pequeña llama azul que alumbra el lugar.

— ¿Mejor? — Asiento y proseguimos andando hasta llegar al final donde nos espera una gran sala llena de estatuas extrañas hechas de piedra y bastante vegetación por sus muros y escaleras de piedra.

(Fuente)
El lugar es muy claro, gracias a la luz que da de un gran ventanal circular que hay encima de nuestras cabezas, el cual tiene varias formas poligonales de diferentes colores y formas, salvo una parte, que está totalmente rota.

— ¡Ónix! ¿Qué haces aquí? — dejo de inspeccionar el lugar para darme cuenta de que no estamos solos en la sala. Una mujer de corto y rubio cabello nos observa desde las escaleras al lado de dos jóvenes, un chico y una chica, respectivamente; ambos, con capas.

— Liray, un gusto verte de nuevo. — Nos acercamos a ellos y veo como se dan la mano, y posteriormente me la tiende a mí. — Ella es Nelly.

— Un gusto, Nelly. Y bienvenida a la casa subterránea. — Liray se acerca a mí hasta que nuestras miradas conectan por unos segundos hasta que me es inevitable tener que apartarla al ver como detrás suyo hay una sombra que no se corresponde con la de ella, y que cuando se percata de que la he visto, huye por la sala mientras la sigo con la mirada.

3/9/16

Mi aura guardian: 1ª Parte


Tan solo me bastan tres toques a la puerta para saber que tengo que buscar otra manera de entrar. Ante mí se alza una gran fachada, con todas las ventanas cerradas con barrotes oxidados y varias grietas que hacen parecer a la casa antigua y abandonada. Pero no es así. Bueno, o al menos lo que me han dicho. Investigo los alrededores buscando otra entrada, a los lados de la casa veo que hay una valla con barrotes que lleva directamente al jardín de la casa. No lo pienso dos veces al intentar escalar la valla, pero a medio camino, mis manos se resbalan haciéndome caer, es un poco alta para mí. En el horizonte ya puedo ver como ya no queda nada para que amanezca por lo que intento pensar rápido antes de que la gente del pueblo empiece a salir.

Me quito mi larga capa azul que llevo, y la lanzo hacia la parte de arriba de la valla quedándose así la capucha de la capa encajada. Empiezo a subir por la tela, ayudándome también de los barrotes aunque está es bastante fuerte, por lo que aguanta mi peso. Al saltar la valla, me doy cuenta de mi precipitado acto al ver que ya no puedo conseguir la capa, pero decido continuar buscando la otra entrada.

Doy los mismos tres toques que en la puerta principal, esperando pacientemente pensando que obtendría los mismos resultados que anteriormente, solo que esta vez no es así. La puerta se abre con un chirrido, pero al otro lado no hay nadie. Miro más detenidamente la sala, llena de mesas y estanterías llenas de libros como una biblioteca.Lo que más me deja anonadada es el perchero que hay junto a una de las estanterías, donde está colgada una capa idéntica a la mía.

— Hola, ¿hay alguien ahí? — mi pregunta sale entrecortadamente esperando a ser respondida.

— ¿Quién eres? — mi mirada va directa a la procedencia de aquella voz cabreada, viendo una esbelta figura joven masculina de pelo azabache. — ¿A qué has venido?

1/9/16

Conóce a... Ivet Sarkis

Hola me llamo Isa, aunque aquí todos me vais a conocer como Isla Seamoon, que es el seudónimo que voy a utilizar desde ahora para mis escritos. Soy estudiante de administración y de creación y publicación de páginas web. Me encanta leer y escribir, sobre todo si es acompañada de buena música.

Soy una chica muy optimista y soñadora, ya que suelo estar más en mi propio mundo que en la realidad aunque también intento tener los pies en la tierra de vez en cuando y algunas veces me cuesta bastante abrirme al mundo como a mí me gustaría.


Mis géneros favoritos a la hora de leer y escribir son sobre todo la fantasía y el romance, aunque durante estos últimos años me he aventurado a probar otros géneros, así como terror, ciencia ficción, etc.
Como proyecto de escritora pongo toda mi ilusión, imaginación, empeño, confianza y sobre todo amor en todo lo que escribo, y eso es lo que quiero proyectar en este blog, en el que llevo varios años compartiendo y conociendo personas fantásticas.


Y en cuanto a vosotros/as, queridos vigilantes, nunca dejéis de soñar, aunque lo veáis difícil o muy lejano, nunca sabéis cuando se os puede hacer realidad. Pero sobre todo haced lo que a vosotros os guste y deseéis ser, siempre.
10