22/5/16

La semilla de su corazón - Cubitdelmando

Hola, queridos Vigilantes, para disfrutar de otra semana que se acaba nuestro colaborador, Cubitdelmando nos vuelve a deleitar con uno de sus relato, está vez de género romántico. ¡Esperamos que os guste y disfrutad del Domingo!

La semilla de su corazón


Había pasado mucho tiempo cuidando ese jardín, después de mucho esfuerzo; incluso burlas, para que negarlo. Estaba orgulloso del resultado. Lo único que sentía es que en la mejor parte del mismo todavía quedaba un rincón. La gente le preguntaba, pero siempre decía que estaba esperando un árbol, el árbol más especial.

Alguna vez intentó plantar algo; solo o acompañando, pero todas fracasaban, y así pasaron los años.

Una vez una amiga le preguntó por el jardín, al principio dudó pero la dejó entrar. Ella se paraba en cada planta y pisaba con cuidado de no dañar nada. Cuando llegaron a aquella zona se la enseñó con una mezcla de pena y vergüenza por todos los fracasos que había acumulado.

Ella sonrió y le dijo:

— Yo también tengo algo muy especial, una semilla que me regaló mi madre, no quería plantarla en cualquier sitio, si la planto aquí… ¿me dejarás verla cuando crezca?

— ¿Qué te parece si la cuidamos juntos?

Ella, sonriendo, se metió la mano en un bolsillo que llevaba junto al corazón y sacó una pequeña semilla. Aprovechando uno de los agujeros la enterraron en tierra.

Ella venía cada poco a cuidar el brote y así fue como creció la planta además de su amistad y, poco a poco, creció también el amor.

Un pequeño árbol fue creciendo, haciéndose fuerte y siendo testigo también de su primer beso. No todo fue fácil, había que cuidarlo cada poco, a veces llegaban lluvias, un invierno fuerte,… entonces tocaba hablar y ver lo que iban a hacer.

Todo llegó a un límite un día que les acababa de tocar cortar una parte muerta antes de que envenenara al resto del árbol. Les había costado mucho cuidarla y estaba llena de buenos recuerdos pero debían renunciar si querían salvar el resto.

Él la vio pensativa, pero ella le dijo:

— Hemos llegado muy lejos, hemos puesto mucho esfuerzo y tengo miedo de que un día decidas que ya no merece la pena y decidas cortarlo.

— Es cierto que tú pusiste la semilla pero lo he cuidado durante tanto tiempo que he llegado a amar este árbol tanto como a tí. Por eso quería hacerte una pregunta:

¿Quieres…esto… cuidarlo el resto de nuestras vidas, juntos? — dijo mientras le enseñaba un anillo.

Ella asintió mientras la emoción le impedía decir ninguna palabra. Se casaron, hicieron una boda sencilla y preciosa, y volvieron del viaje de novios con ganas renovadas de ver el árbol que habían estado cuidando.

— ¿Has visto? – dijo ella con una sonrisa.

— ¿Qué pasa?

— Creo que el árbol tiene su primer fruto.


5 comentarios:

  1. Qué tierno relato ♥ Me ha encantado.
    Que tengan un buen domingo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, me alegro de que te haya gustado.
    Hasta el próximo relato.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero que hermoso relato! Me alegra mucho haberlo leído <3
    Gracias por compartirlo~ ¡Que tengan una bella semana!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Precioso relato, se ve que tienes madera de escritor,animo

    ResponderEliminar
  5. Precioso relato, se ve que tienes madera de escritor,animo

    ResponderEliminar

Hola, muchas gracias por tu visita ;)
Deja tu comentario, tus opiniones y críticas son importantes para mí
Los comentarios que contengan spam o comentarios ofensivos serán eliminados.

Disfruten del blog ;)