20/2/14

La fuente del reencuentro


1890, Mónaco

Esperar…..hasta desesperar.  Esperar…hasta que va llegando el día que tanto soñaste. Yo ahora solo puedo contar los minutos y segundos que pasan lentamente mientras mis damas me recolocan un precioso vestido blanco que llevaré dentro de poco.  Sonrío para mí pensando en cuanto llegué cuando Sara irrumpe en mi habitación.

-¡Princesa Elizabeth, te queda hermoso!-dijo mientras se acerca con algo entre las manos y me lo tiende.-Tome, acaba de llegar, es para usted.
-Gracias Sara.-le respondo mientras cojo el pequeño sobre y leo la carta. Hago una señal a mis damas.- ¿Pueden salir un momento?
-Por supuesto, majestad. Luego seguiremos arreglándole el vestido.-y se van.
-¿Algo va mal? ¿Qué dice en la carta?
-Tengo que irme a mi país, mi hermano mayor ha enfermado y no saben que le pasa.-suspiro arrugando la carta.-Tengo que decírselo.
-Pero solo quedan dos semanas para tu boda.
-No te preocupes, solo serán unos días, llegaré a tiempo.

14/2/14

Club literario Vidas de Tinta y Papel: Especial San Valentín

SIN TRUCO
Doy unos golpecitos con el lápiz sobre el papel, pensando en que escribirle, toda mi mente vuela a todos los momentos que estuvimos juntos: desde que nos conocimos en aquel espectáculo de magia, nuestra primera cita bailando bajo “Step with me” de fondo, nuestro primer beso, nuestras tontas peleas en las que siempre acabamos perdonándonos….Suspiro mientras dibujo pequeños corazones sobre la hoja absorta hasta que el timbre de la puerta me sobresalta volviendo a la realidad. Mi amiga Ana entra a mi habitación.
-Hola, Amelia, ¿Ya estás lista?
-Casi, tengo que terminar una cosa…-digo volviendo la carta. Ana se acercó y dejo lo que estoy haciendo.