14/1/14

Bajo el corazón de una ninfa

     “Para una chica muy especial y alegre. Porque siempre sabe que hacer para sacarme de mi aturdimiento haciendo florecer siempre mi mejor sonrisa. Se que hemos tenido nuestras broncas pero siempre hemos conseguido salir de ellas, aunque está última nos haya separado, nunca olvidaré los buenos momentos que vivimos juntas. Por eso te deseo para ti todo el amor y amistad de tus amigos y que los sueños que aún no realizaste se vayan cumpliendo poco a poco.  Sigue siendo como eres, Ross.
Besos
Kim”

Arrugué el papel frustrada,  esas serían las últimas palabras de Kim que leería, después de la disputa que tuvimos. Creía que tenía razón pero no paraba de pensarlo, mi mente anda confundida intentando aclararse sin éxito. Me siento sobre las tranquilas aguas del estanque mientras veo a mis compañeras con sus sueños y expectativas. Y yo lo había echado todo por tierra por no escuchar a mi corazón. Ahora solo podía ver como mis lágrimas eran arrastradas por el agua mientras sentía como la maldición comenzaba. Siempre se ha oído hablar de nuestros dones, las ninfas somos habilidosas con los elementos de la naturaleza. Algunas pueden levantar ventiscas mientras que otras, como yo podemos manipular el agua de diversas maneras. Pero no todo es color de rosas para nosotras. Tenemos una maldición que ha perdurado durante generaciones. He vivido siempre con el recordatorio de que llegaría este día. Al cumplir el 6205 día del sol desde nuestro nacimiento, una ninfa tiene que encontrar a su pareja y que sea de amor verdadero. Si no su don iría desapareciendo con ella. “Conmigo”.
“Que tonta he sido, había buscado en todos los lugares cuando ella había estado a mi lado siempre”
            -¿Ross?-Me di la vuelta encontrándome con una de mis compañeras. Ella se acercó a mí.-Aún no has encontrado….
Yo solo negué con la cabeza mientras ella se llevaba las manos a la boca con aire de preocupación.
            -Kim era la única que me comprendí….-suspiró y entierro mi cara en mis piernas.
            -Entonces ve a buscarla, díselo, tan fácil como eso.
            -No puedo.-dije mientras señalaba la fina cama de agua que ahora me envuelve.-Ya no me puedo mover de aquí. Está empezando.
            -Tranquila, yo te ayudaré, solo dime donde está esa tal Kim.
            -No querrá hablar conmigo.-dije mientras recuerdo nuestra disputa.
            -Eso nunca lo sabrás, ella también tiene que saberlo y decidir.-la miré. En el fondo tiene razón, así que solo asiento y veo como se marcha.
Las horas van pasando mientras siento como me debilito. La fina capa de agua está empezando a hacerse más fuerte encerrándome en una burbuja de aire sin escapatoria posible. Respiro entrecortadamente esperando mi final. De repente empiezo a vislumbrar una figura que se acerca por el cristal de agua.
            “Kim”. Pienso mientras veo como la figura posa su mano en la burbuja. Pongo la mía junto a la suya mientras siento como la burbuja se deshace y caemos juntas al agua. Kim me ayuda a salir del agua y me coloca sobre el césped. Aún estoy débil pero estoy feliz de que haya venido. Ella sigue observándome preocupada mientras la acaricio su mejilla.
            -Lo siento.- le susurré. Ella solo sonrió y se acerco a mí dándome un tierno beso, al que le correspondí. Mis fuerzas comenzaron a aumentar, ya no me sentía débil ni enferma. El amor de Kim me había salvado.
                        -Ya olvídalo. Pero quédate conmigo.-me dijo mirándome a los ojos.
                        -Siempre.-Le respondí mientras nos fundíamos en un abrazo.  


Este es el relato con él que participé en el concurso "Liberando la imaginación" del blog Sonrisas momentáneas. Aunque no gané me gusto mucho escribirlo y probar un tema distinto para mis escritos. Espero que os haya gustado. 


7 comentarios:

  1. Definitivamente tierno. Las ninfas son seres que desde chica me han parecido súper interesantes y con los que tropezaba en los cuentos que leí :)
    Besos Ivet <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola princesita :)
      Muchas gracias, a mi las ninfas también me gustan mucho, bueno la verdad, todos los seres fantásticos me encacantan, por eso el genero fantástico es mi favorito.

      Besos
      Ivet Sarkis

      Eliminar
  2. Tan tierno como cuando lo leí por primera vez. Realmente sigo pensando que fue un texto increíble.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :D a mi me encanto escribirlo para tu concurso.

      Besos
      Ivet Sarkis

      Eliminar
  3. Esta muy lindo, me encantan los seres mitológicos y tu relato es precioso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gabi, a mi tambn me encantan los seres mitológicos.

      Besos
      Ivet Sarkis

      Eliminar
  4. Holaa¡¡ He visto el mensaje que me dejaste en mi blog¡¡ Muchas gracias ya me tienes por aquí también¡¡ Un besitoo. Por cierto, me ha encantado el relato adoro las ninfas¡¡¡

    ResponderEliminar

Hola, muchas gracias por tu visita ;)
Deja tu comentario, tus opiniones y críticas son importantes para mí
Los comentarios que contengan spam o comentarios ofensivos serán eliminados.

Disfruten del blog ;)