11/10/13

Al final del camino




Camino despacio, decidida y sin mirar atrás, mirando siempre hacia delante pero vigilando donde van mis pies, que descalzos, andan por el duro camino que tengo que recorrer. Sigo caminando hasta que veo que el camino se divide en dos y me detengo pensando en cuál escoger. Escojo uno y me adentro en él, entrando en terreno desconocido para mi, camino observando su paisaje, los colores vivos se realzan a mi alrededor y me permito dar una pequeña vista hacia atrás observando que el otro camino ha desaparecido como cuando la pleamar tapa una playa.
Paro en seco, ¿acaso tenía que haber cogido el otro camino? ¿Ya no puedo volver atrás? Todo se me agolpa en mi cabeza impidiéndome pensar con claridad. Este es mi camino, el que yo quiero hacer. El que se ha cerrado no era para mí. Me doy la vuelta sonriente y sigo mi camino con paso firme. Las horas van pasando y empiezo a cansarme. Mis pies empiezan a agrietarse por las piedras del duro y sinuoso camino. Decido darme un respiro sentándome debajo de un roble cuando observo que aparecen más persona que van por el mismo camino que yo, algunos de ellos van muy lentos y otros más rápidos. Me levanto y continúo mi viaje. Hablo con alguno de mis compañeros compartiendo un mismo camino pero diferente sueño. Supongo que ya quedará poco para llegar al final, de momento todos seguimos en pie ansiando llegar al final. Como una exhalación vemos que viene un nuevo compañero, pero no nos saluda, simplemente sigue corriendo como si esto fuera una maratón. ¿Acaso eso era una manera de llegar más rápido al final del camino? Me puse a correr sintiendo como mis frenéticos latidos agolpaban en mi pecho sintiendo una intensa adrenalina. Mi cabeza me gritaba que parase pero mi corazón me animaba a que no parase hasta que vi la luz del final del camino. Seguí corriendo hasta tropezar con una piedra y sin darme cuenta, caí. Abrí los ojos, estaba tumbada boca abajo sobre el suelo, miré hacia aquella luz que minutos antes casi conseguía alcanzar ahora apagada. Lagrimas amenazaron con caer de mis mejillas. Casi lo había conseguido, todo esto me lo había buscado yo solita, por mi culpa todo había terminado. Me levanté del suelo herida física y emocionalmente. Otra vez me había equivocado. Me di la vuelta y caminé por el camino contrario esperando encontrar una salida para salir de mi desastre. Empecé a vislumbrar a mis antiguos compañeros y ellos, al verme caminaron hacia mí preocupados. Cuando llegaron me sentí mejor, más aliviada al saber que no estaba sola en mi desgracia. De pronto volví a ver aquella luz al final del camino.
Todos nos quedamos mirándola hasta que decidimos cogernos de las manos y seguir caminando hacía allí. Tal vez aún podía conseguirlo. Tal vez no era demasiado tarde. Cuando llegamos allí, miré dubitativa mientras veía como mis compañeros cruzaban la frontera del final del camino. Esperé a que pasaran todos y miré atrás observando todo lo que había recorrido hasta llegar aquí, todos los recuerdos se agolparon en mi mente, mis charlas con compañeros, mis caídas, mis alegrías… Sonreí y me di la vuelta decidida a entrar por fin en ese final del camino que tanto había ansiado. Pero supongo que aquí no acaba la historia pues mi destino continúa y después de haber recorrido este camino habrá otro, pero una cosa esta clara, en este no me perderé.













10 comentarios:

  1. Los caminos pueden llevarnos a cualquiel lugar. Los hay largos, cortos, rectos o muy enredados, pero siempre habrá algo al final de este que logre convencernos para seguir adelante y llegar al final. Una reflexión maravillosa, me has tenido pegada a la pantalla sin casi pestañear.
    Un besazo
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tu dices, en esta vida hay un monton de caminos con muchos obstaculos, aunque siempre tendrás la ilusión de querer acabarlo y llegar al final.Me alegro de que te haya gustado.

      Besos :D

      Eliminar
  2. Que lindo lo que escribiste, sentía como si lo estuviera viviendo. Hermoso texto. Pasate por mi blog cuando quieras. Nos leemos

    ResponderEliminar
  3. Que bello texto, cuantos caminos por andar realmente. Un beso grande!

    ResponderEliminar
  4. Hoola
    Acabo de nominarte a un premio en mi blog, pasate cuando puedas :D
    Lena
    http://compasesrotosips.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! primero que nada, muchisimas gracias por tu visita al blog.
    Tus comentarios son siempre, bien recibidos.
    Tambien me muero por leer esta historia, y ten seguro que
    lo hare en cuanto pueda.
    Me alegra que te sientas identificada con la historia y claro, despues
    subire el segundo capitulo, en fin ten por seguro que ¡YA SIGO TU BLOG!

    Muchisimas gracias por tu comentario, espero actualizaciones!
    Saludos!
    -Kaekao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y bienvenida a las vigilantes de sueños :D
      Estoy impaciente por leer el 2º capítulo.

      Besos

      Eliminar

Hola, muchas gracias por tu visita ;)
Deja tu comentario, tus opiniones y críticas son importantes para mí
Los comentarios que contengan spam o comentarios ofensivos serán eliminados.

Disfruten del blog ;)